Notas

La cirugía estética más pedida entre los hombres

 

 

Hubo un tiempo en que losos implantes capilares quedaban poco naturales.

Pero las técnicas evolucionaron, los colgajos de cuero cabelludo que se notaban tanto ya no se usan, y ahora sí: muchos más hombres se animan a trasplantarse su propio pelo hacia las zonas más despobladas y no encuentran ningún tabú que les impida contarlo.

Según las últimas estadísticas de la Sociedad Internacional de Recuperación de Pelo (ISHRS), en los últimos 10 años casi se duplicaron los procedimientos quirúrgicos de restauración de pelo en el mundo.

Que van dejando de ser tabú, lo dice ese mismo censo: más de la mitad de los médicos de esa Sociedad dicen que sus pacientes están “más propensos” a blanquear con sus amigos y familiares la decisión que hace 2 años.

 “El microtrasplante está mucho más aceptado, especialmente por sus resultados, que antiguamente no eran tan naturales. Antes, se sacaban colgajos de cuero cabelludo y se los colocaban así enteros, era lógico que quedara antinatural. Hoy, en cambio, se pueden separar las raíces y colocar uno por uno y se le puede dar dirección al pelo, entonces se obtienen primeras líneas (arriba de la frente) más irregulares y buena densidad: les queda bien y pasa desapercibido, entonces lo cuentan con orgullo”, “Además al ser aceptado social y culturalmente, se expandió a otros sectores: antes venían sólo los hombres de una elite, hoy viene cualquier tipo de persona.

“Los hombres no quieren tener el más mínimo estigma de cirugía, no quieren que se note nada, y la palabra clave de la confianza es la naturalidad, eso hizo que le perdieran el miedo. La mujer, por lo general, soporta más que le quede una cicatriz y que se note que se operó, pero que a un hombre en una reunión en vez de mirarlo a los ojos le miren la cabeza porque notan algo raro, le resulta estigmatizante y limitante

Hoy se usa el microtrasplante de pelo y ese pelo propio se puede obtener de dos maneras:

  1. tomando una tira de cuero cabelludo y separando pelo a pelo bajo un microscopio (se llama ‘FUS’) o
  2. extrayendo de a una unidad folicular (se llama ‘FUE’) para “sembrarlos” en donde esté faltando pelo.

Y es cierto que estos trasplantes ya están entre los “retoques” que menos se notan. Nadie imaginaría la cantidad de mujeres que vemos cada día en la tele que se trasplantaron cejas y patillas y cuántos hombres que saben que, mientras conserven el pelo, la vejez parecerá seguir cada vez más lejos.

Te invitamos a que visites nuestra galería de fotos con el "antes y después" del transplante capilar de algunos de nuestros pacientes http://www.alophex.com/resultados/ 

« Volver
imagen