Historia del Implante Capilar

Existen básicamente dos formas o corrientes distintas que han evolucionado paralelamente a través del tiempo: el trasplante de unidades foliculares FUSS-FUT o microtrasplante con cicatriz y en la otra el trasplante de unidades foliculares sin cicatriz. 

 

Hablaremos aquí de la evolución de los trasplantes hasta llegar a los implantes de unidades foliculares. 

 

Evolución de la técnica: Trasplantes Foliculares.

En el año 1939, el dermatólogo japonés Dr. Shoji Okuda publicó -en la Revista Japonesa de Dermatología- su método para trasplantar pelo en el cuero cabelludo, cejas y bigotes. 

 

El Dr. Okuda removía folículos de la zona trasera de la cabeza (nuca) y los implantaba en áreas calvas. En aquel momento, se utilizaba en personas con alopecias cicatriciales, más no se practicaba en pacientes con alopecia androgénica. 

 

Lamentablemente, la segunda guerra mundial entorpecía la comunicación entre las naciones y el trabajo de Okuda demoró mucho tiempo en llegar a manos de médicos capacitados. Tengamos en cuenta que Okuda trasplantaba cabello desde hace 70 años y, como si fuera poco, las técnicas de hoy día no distan demasiado de las que él practicaba. 

 

Donante Dominante

A finales de los años 50, el Dr. Norman Orentreich comenzó con algunos ensayos trasplantando el cabello de la nuca y los lados de la cabeza hacia las áreas despobladas. Sus experimentos demostraron que los cabellos de esas zonas eran resistentes a la alopecia androgénica, sin importar el área donde fueran trasplantados. 

 

A este principio o condición, se lo denomina Donante Dominante y significa que los cabellos trasplantados pueden vivir de igual manera en un área vecina como en la de origen. Esto demuestra que la caída del cabello no se debe a una mala irrigación sanguínea. Si así fuera, los cabellos trasplantados deberían caerse y, por supuesto, eso no sucede. 

 

Todas las técnicas modernas de trasplantes se apoyan en el principio del Donante Dominante. Un cirujano sabe de antemano que el folículo trasplantado a otra zona crecerá normalmente. 

 

Punch Grafts - Mini Grafts - Micro Grafts

En las décadas del 60 y 70, los trasplantes capilares aún utilizaban injertos demasiado grandes (20 a 30 cabellos) y la distancia entre los mismos era verdaderamente amplia. 

 

Eran MECHONES de pelos separados como si fueran islas sobre el cuero cabelludo. 

 

El aspecto final era el típico pelo de muñeca o hebra de cepillo. 

 

Los resultados de está técnica denominada Punch Grafts eran verdaderamente antinaturales y el trasplante era detectable a simple vista. Aún así, este tipo de cirugía comenzó a ganar popularidad. 

 

El gran salto se dio a mediados de los años 80, cuando los Punch Grafts fueron reemplazados por nuevos mini y micro injertos (Mini-Micro Grafts). Se abandonó el Punch tanto para extraer los cabellos como para implantarlos. Comenzó a utilizarse la técnica de la tira, que consistía en remover quirúrgicamente una tira de cuero cabelludo de la parte trasera de la cabeza, para luego recortarla en mini/micro injertos. 

 

Esos injertos eran trasplantados a las áreas calvas, utilizando herramientas mucho más pequeñas y de mayor precisión que las utilizadas para los Punch Grafts. 

 

Los minigrafts (4 a 8 cabellos) se utilizaban en áreas donde la densidad era más importante (coronilla), mientras que micrografts (1 a 3 cabellos) eran implantados en zonas que requerían un aspecto más natural (área frontal, entradas). 

 

Esta nueva técnica de mini/micro injertos era más compleja, ya que requería cientos de injertos en vez de los 50 ó 100 utilizados con el Punch Graft. 

 

A partir de 1990, la técnica se fue perfeccionando más y más, hasta llegar a la utilizada hoy día: el Trasplante de Unidades Foliculares. 

 

En nuestro CENTRO ALOPHEX hemos seguido la evolución de todo esto junto con lo que ocurría en el mundo, ya que casualmente en el año 92 comenzamos con la práctica del MICROTRASPLANTE CAPILAR, HASTA LA FECHA.

 

ALOPHEX y las UNIDADES FOLICULARES

 

Esta técnica es una verdadera obra de arte. Se trasplantan los cabellos simulando exactamente la forma y distribución natural.

Nuestros cabellos crecen en pequeños grupos llamados Unidades Foliculares. Cada unidad folicular puede tener uno, dos, tres y, en casos excepcionales, cuatro cabellos. 

 

Para crear estos injertos tan pequeños, se utilizan microscopios que permiten aislar y cortar las unidades foliculares del área donante. Este trabajo lo suelen realizar los técnicos que acompañan al cirujano durante el procedimiento. 

 

Hoy día, muchos cirujanos siguen empleando la técnica del mini/micro implante. Otros, son persuasivos defensores del F.U.E. En ALOPHEX manejamos ambas opciones.

 

Se logra una densidad capilar asombrosa. Se realizan incisiones increíblemente pequeñas e implantan las unidades foliculares a una distancia milimétrica. Esto permite a los pacientes -en una sola intervención- obtener gran densidad en las áreas más importantes y quizá no tanta en zonas donde no lo requiere.

imagen